viernes, 2 de diciembre de 2011

Siliconas en el cabello ¿buenas o malas?

Se habla mucho hoy en día de el efecto "negativo" que tienen algunas siliconas contenidas en los cosméticos cuando se aplican sobre el cabello.

La parte visible del pelo, el tallo, tiene una estructura circular y concéntrica. En el centro del pelo está la médula. La médula está rodeada de la corteza y en la superficie está la cutícula (formada por queratina como las uñas), que es lo que vemos, y que es lo que le protege y le da brillo.

EL PELO SE NUTRE DE DENTRO HACIA AFUERA Y SE DAÑA DE FUERA HACIA ADENTRO.

El pelo crece como las uñas, por empuje, (cuando a una persona teñida le crece el pelo, se le va viendo progresivamente su color natural en la base del mismo) por lo tanto :
- Para hidratar el pelo hay que hacerlo desde dentro, mediante una buena alimentación o con la aplicación de productos especiales sobre el cuero cabelludo (raíz del pelo) en el momento de su nacimiento o formación, y por lo tanto durante toda la vida que éste esté unido a nuestro cuerpo. Una vez que sale del cuero cabelludo, y a medida que va creciendo, queda "indefenso" ante los agentes externos.
- El daño se lo producen los tintes, los alisados y moldeados con productos químicos, las lacas, el secador, la plancha... (incluso la contaminación) que dañan la queratina de la cutícula, escamándola y dando como resultado un pelo deshidratado, poroso y estropeado de forma irreversible.

Las siliconas no son ni buenas ni malas. Tienen una función que es la de recubrir el pelo para proporcionarle algunas características o propiedades que por su naturaleza no tiene o que por "accidente" ha perdido. La silicona, por lo tanto, se adhiere al pelo para darle brillo (repara las escamas de queratina que se están desprendiendo de la cutícula), proporciona elasticidad (recubre el pelo quebradizo retardando la completa rotura del mismo), etc.

A veces, las siliconas pueden proporcionar protección contra agentes externos. Actúan muy bien para aquello para lo que fueron diseñadas (sintetizadas). El problema está en el mal uso y/o abuso de los productos de peluquería, pero no solo de los cosméticos con siliconas, sino todos los químicos y no químicos en general. Olvidamos que todo lo que no produzca nuestro cuerpo es ajeno a él, y por lo tanto su efecto sobre nosotros puede ser tanto beneficioso como perjudicial.

Una buena alimentación, productos de higiene poco abrasivos, uso responsable de cosméticos... hay muchas formas de mantener un cabello sano. Pero, si aún así, no nos parece bonito, siempre podemos teñirlo, alisarlo, moldearlo, fijarlo, darle brillo... con los productos que hay en el mercado elaborados para tales fines. Bajo nuestra responsabilidad está el elegir el más efectivo o el menos agresivo, el que necesitamos o el que queremos (el que huele mejor) y para eso basta con leer las etiquetas: ingredientes, modo de empleo, contraindicaciones... y no pensar que hay alguien que desea dejarnos calvos a todos.

Diccionario de siliconas:
www.cosmeticscop.com

#COMPÁRTELO#

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...